En este Blog desde hace varios años venimos desnudando los vicios, taras, complejos y prejuicios que gobiernan la ejecución cotidiana de nuestra amada profesión, generando una serie de distorsiones tanto sobre nosotros como profesionales como sobre la función y utilidad real de nuestro trabajo, percepciones del mercado que muchas veces nuestros gremios representativos sencillamente prefieren ignorar, perpetuando un círculo vicioso en espiral descendente.

¿Pruebas cuantitativas?, ¡las que quieran!, comenzando por la validación estadística de algo que todos sabemos pero no queremos aceptar como el hecho que los empresarios crean que nuestro trabajo es vender o hacer publicidad, que tenemos fama de poco éticos y hasta mentirosos y que ni siquiera tenemos claros los objetivos de nuestra profesión, como hemos validado con las Encuestas de Desarrollo del Marketing – EDM 2014 / 2013 (Ver http://mercadeando.com/blog/invitacion-para-los-que-quieren-cambiar-la-realidad-edm-2014-contamos-contigo-marketing-estrategico/); podemos añadir que los consumidores mayoritariamente no creen lo que dicen las marcas – en otras palabras, no creen en nuestro trabajo – como señala IPSOS /SEPP (Ver http://mercadeando.com/blog/el-macarthismo-de-las-marcas-el-branding-en-su-hora-cero-marketing-estrategico/ ) y como cereza del helado, podemos recuperar el estudio de Havas Media Group que señala que a menos de la mitad de la población le interesa si su marca favorita – sí, de esa que llamamos pomposamente lovemark – desaparece del mercado (Ver http://mercadeando.com/blog/al-50-de-la-poblacion-no-le-interesan-las-marcas-se-abre-el-triangulo-de-las-bermudas-marketing-estrategico/).

Esta evidencia estadística es totalmente armónica con la evidencia cualitativa que podemos encontrar en cada esquina que nos muestra los impresionantes niveles de vulgarización que está alcanzando nuestra profesión (Ver http://mercadeando.com/blog/expomarketing-circomarketing-psicomarketing/) y sobre los cuales, nuestro ente rector, la Sociedad Peruana de Marketing – MarkaMarca aún no toma posiciones, pecando abiertamente de omisión respecto a sus fines institucionales.

A manera de fijar un punto de referencia para intentar ir desmarcando los fundamentos de nuestra profesión de la mediocre ejecución actual, en Agosto del 2015 desarrollamos nuestra conceptualización de las diferencias entre los marketeros y los mercadólogos (Ver http://mercadeando.com/blog/marketeros-vs-mercadologos-trazando-la-raya-marketing-estrategico/), siendo evidente que el primer grupo tiene actualmente una posición casi monopólica en el mercado, nos deja a los mercadólogos una tarea muy ardua por enfrentar. El que se cansa, pierde.

Pero al menos hay señales que esta división conceptual establecida va permitiendo separar la paja del trigo, lo cual es un primer avance relevante, pero no podemos dejar de reconocer la impresionante capacidad creativa, disruptiva, casi metafísica que tienen los marketeros: al César lo que es del César, reconozco que había visto alguna evidencia anecdótica trendy – como gustan de decir los marketeros – al respecto, pero la última propuesta de Marketing Tómbola que hemos encontrado, raya en lo alucinante, casi Fellinesco.

Los primeros indicios aparecieron en el último ExpoMarketing, en una conferencia denominada “Seamless Experiences”: el expositor le preguntó al auditorio, lleno, si sabían que significaba “seamless”, y todos dijeron unánimemente que no tenían la menor idea, y en un arrebato de sinceridad el ponente preguntó: ¿Entonces, para qué han venido si no tienen idea de que voy a hablar?”. Fue alucinante.

Pero el evento denominado “Marketers Perú 2016: Enciende tu Inspiración” desarrollado el 26 de Abril, ya marca la consolidación de esta propuesta de vender algo que nadie sabe que es, lo cual no es una exageración bajo ningún punto de vista: propongo al lector que analice las pieza publicitario / promocionales encontradas en Mercado Negro sobre este evento. ¿No notan nada raro?

¿Ya se dieron cuenta?, efectivamente, en ninguna parte de la publicidad se menciona cuáles van a ser las ponencias, las temáticas, ¿cuál es el contenido?, en otras palabras, ¿cuál es el producto por el cual quieren cobrarme S/. 300.00?. Nadie lo sabe, nadie lo dice, hay una lista de los expositores pero no se sabe de qué van a hablar. Marketing Tómbola: compre por S/. 300.00 algo que nadie sabe que es ni que le va a tocar.

Al inicio pensé que era un error o una omisión, pero al revisar la publicidad en Linkeados, quedó establecido que era una estrategia y no un error: absolutamente ninguna mención sobre los contenidos del taller. ¿?. Ante tamaña falta de información, solo nos queda como consumidores tratar de deducir o inferir de que se trata, y el mensaje es bastante sugerente: “enciende tu inspiración”, humo de colores, un fondo de cerebro de colores. Solo faltaba la foto de Bob Marley junto al par de millenials uruguayos que posan como modelos de Ripley. Ahora el Marketing Tómbola cobra sentido.

Captura de pantalla (147)

Y es que el humo de colores parece haber afectado tanto a los promotores del primer evento de Marketing Tómbola del Perú al punto que, en nuestra búsqueda de información sobre los contenidos uno clickea el link de la página web donde expresamente dice: “Para mayores informes…” y se encuentra que no existe. ¿?. Para ser una campaña de intriga, el tema ya rebaso los límites, pero claro, es una propuesta disruptiva, no nos olvidemos.

Imagen1

Al final, rebuscando directamente en la web de Brands Perú, encontramos información sobre el producto: los contenidos, las ponencias, la base esencial de cualquier propuesta de capacitación y nos damos con la sorpresa que el plato de fondo, la pareja de expositores uruguayos que siguiendo el Manual del Buen Gurú ponen su foto sobre fondo negro (el misterio, tú sabes), expondrían sobre: “¿Cómo evitar que el stress mate la inspiración?”. ¿?. ¿En serio?, ¡con razón no lo publicaban!, semejante ponencia internacional encajaría mejor en una terapia de yoga o relajación. ¡Compre ahora y descubra que ha comprado después!, ¡Marketing Tómbola!.

Solo en una profesión tan vulgarizada y manoseada como la nuestra es posible encontrar este tipo de “estrategias”, en cualquier evento de capacitación de cualquier profesión medianamente seria y reconocida el programa de expositores y exposiciones, que constituye el corazón del producto / servicio, es la pieza clave, pero para los Marketeros, la publicidad, el humo de colores, la parafernalia, el show, la pirotecnia en suma, es suficiente.

Bueno, creo que ya descubrieron que no es tanto así: a pesar de las docenas de entradas de regalo vía invitaciones, el auditorio les quedo bastante, pero bastante grande.  A veces duele aprender.

Lo simpático del tema es que productos como este existen simplemente porque hay un percepción que el mercado de novelería marketera es infinito, lo cual se basa es una comprobada y difundida necesidad de “ser diferente” de los profesionales de Marketing, generando un círculo vicioso que viene sumiendo nuestra profesión en la mediocridad, en la operatividad, en la ignorancia.

En Octubre del 2014, decíamos que la novelería iba ganando el partido (Ver http://mercadeando.com/blog/la-vulgarizacion-del-marketing-la-noveleria-sigue-ganando-marketing-estrategico/), que lo Marketeros le estaban ganando a los Mercadólogos por goleada, tipo las que el Barcelona acostumbra propinar a la mayoría de los clubes de España.

Pero si el Atlético de Madrid sacó al Barza de la Champions League, y esta estrategia de Marketing Tómbola ha desnudado las limitaciones e inconsistencias de su propuesta, tal vez aún haya esperanza para el Marketing. Al menos nosotros, seguiremos creyendo.


© Mercadeando S.A./ Centro de Innovación Tecnológica en Marketing

Abril, 2016

Presidente:   Luis Fernando Zelada Briceño